29.3 C
Santo Domingo
martes, mayo 11, 2021

Turismo dice se arma protocolo para abrir; sectores lo ven lento

La Asonahores está a la espera de que el gobierno publique el documento sobre la operación en hoteles y otras áreas.
Pese a que se ha anunciado que desde julio la hotelería y otras ramas del sector abrirán, aún hay “cabos sueltos”

El plan de “regreso” a la actividad turística que quieren y piden a voces representantes del sector en República Dominicana para el mes de julio tiene aún una serie de huecos por llenar y comienzan a surgir serias quejas por una alegada lentitud desde el Ministerio de Turismo (Mitur) para encaminar acciones consideradas vitales para la reapertura.

Incluso, algunos como los representantes del segmento turoperadores, le están recordando a esa institución estatal lo ocurrido el pasado año 2019, cuando una alegada reacción tardía frente a una crisis de reputación internacional echó por el suelo grandes aspiraciones en materia de recepción de visitantes extranjeros. La presidenta de la Asociación Nacional de Hoteles y Turismo (Asonahores) Paola Rainieri, le dijo ayer a elCaribe que los protocolos para hacer más segura la presencia de visitantes a los espacios turísticos se entregaron a la Comisión de Alto Nivel del Gobierno hace varias semanas, al igual que al Ministerio de Turismo. “Lo devolvieron anoche (el martes) y se espera que el Gobierno los dé a conocer esta misma semana”, explicó la dirigente del ramo turístico.

Cuando este diario le preguntó a Paola Rainieri si era posible obtener una copia donde se puedan ver los detalles del documento contentivo de los protocolos, dijo que prefiere esperar que esto se dé a conocer oficialmente.

Mientras, Elizabeth Tovar, vicepresidenta de la Asociación de Touroperadores de República Dominicana (Opetur) le reprochó al ministro de Turismo, Francisco Javier García, que mientras este insiste en decir que el país está listo, hay cuestiones que no se han hecho a pesar de que el sector privado se ha empeñado. “Debo decir que el ministro de Turismo dice muchas veces que estamos listos y preparados para la apertura. Todos queremos abrir, porque nos estamos comiendo un cable. Pero lo cierto es que si no tenemos los protocolos de la cadena de valor, nosotros debemos andarnos con mucho cuidado”, advirtió Tovar.

Informó que Opetur propuso que esas “cosas” se hicieran en conjunto con el Ministerio de Turismo, con un asesor del gremio médico especializado y con un epidemiólogo y que todos estuvieran en comisiones para poder crear una marca conjunta que pudiera mercadearse a nivel internacional, diciendo lo que es el país y las buenas condiciones que ofrece. “Pero lograr eso fue imposible; eso fue como hablarle a la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio). Entonces, en vista de que no reaccionaron para ese trabajo en conjunto, nos asesoramos con los protocolos de la Organización Mundial de Turismo, la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Internacional de Turismo y de los protocolos usados en varios destinos del mundo. Pusimos esos protocolos al servicio del que quiera”, dijo Tovar.

Y en efecto, el documento está colgado en la página de internet de la Opetur.

Tovar insistió en que los turoperadores receptivos y los turoperadores locales ya tienen un protocolo, que fue revisado por la Sociedad Dominicana de Infectología, avalado por el Ministerio de Turismo y enviado al Ministerio de Salud para su conocimiento. “Todos los turoperadores receptivos de Opetur están enterados y con copias del mismo”, dijo.

Ayer, el Ministerio de Turismo emitió una nota de prensa en la que dice (citando al ministro Javier García) que en el país se están tomando las medidas de lugar con la implementación de los protocolos de seguridad y de protección que involucre todos los sectores de la industria, una vez inicie el restablecimiento de las operaciones de recepción de turistas extranjeros en el país. Pero el documento no entra en detalle sobre cuestiones puntuales que se quieren conocer.

“Lo importante para el sector en este momento es mandar las señales a nivel internacional de que República Dominicana está tomando todas las medidas de lugar para que una vez se inicie el restablecimiento de las operaciones de recepción de turistas extranjeros, se cumpla un protocolo que garantice la seguridad, protección y salud de esos turistas, tan pronto lleguen a vacacionar al país”, expuso el funcionario público.

¿Cómo harán taxistas y suplidores?

Horas antes que el Ministerio remitiera el documento de prensa a los medios de comunicación, Opetur criticó que “a estas alturas” cuando dentro de un mes se pretende abrir el turismo al mundo, el organismo estatal no haya definido una guía o protocolo para los taxistas, para suplidores de insumos, tiendas de artesanía y los suplidores de productos agropecuarios, entre otros que forman parte de toda la cadena que gira en torno al sector turístico”. “De eso no se habla nada, nadie conoce nada. Y eso es vital para mantener la salud”, advirtió Tovar.

Mientras, una red de clúster creada a propósito del tema de la pandemia, el turismo y demás, se queja de que tanto autoridades del gobierno como Asonahores los tienen aislados en esta coyuntura, en lo referente al diálogo y medidas.

“Han dejado fuera de la conversación en torno a esto, a todos los destinos emergentes, los destinos pequeños, como Barahona, Jarabacoa, Constanza, San José de las Matas y Monte Cristi, entre otros”, sostuvo una de las personas ligadas al trabajo con esas instituciones.

La red está compuesta por el Clúster Turístico y de Producción de Barahona, Cluster Turístico de Boca Chica, Clúster Turístico de Constanza, Clúster Turístico y Productivo de Baní, el Clúster Turístico de Dajabón, el Consejo de Desarrollo Ecoturístico de la Provincia El Seibo, el Clúster Ecoturístico de la provincia de Espaillat, el Clúster Ecoturístico y Agronegocios de Hato Mayor, Clúster Ecoturístico de Jarabacoa, el Clúster Ecoturístico, Cultural y Deportivo de Monseñor Nouel, El Clúster Turístico y Cultural de Montecristi, el Consejo de Desarrollo Ecoturístico de la Provincia Sánchez Ramírez, el Clúster Ecoturístico de la Provincia San José de Ocoa y el Clúster Santiago Destino Turístico.

Del conjunto de organizaciones, hay 14 que representan a 510 micro, pequeñas y medianas empresas, entre ellas, hoteles, restaurantes, tour operadores, transporte turístico, gestores culturales, artesanos, agrícolas y otros proveedores de la cadena de valor del turismo de 12 destinos internos del país.

Esas organizaciones entregaron hace semanas al Mitur, un documento sobre medidas sanitarias, operativas y de seguridad, con el objetivo de obtener el aval de las autoridades nacionales y los organismos internacionales que intervienen en la implementación de controles para detener el contagio de COVID-19.

Los diferentes establecimientos que forman parte de esa iniciativa, están trabajando de cara a su reapertura una vez el Gobierno así lo permita y han elaborado un documento que abarca diferentes aspectos, con la finalidad de garantizar la seguridad de los visitantes, huéspedes, clientes y turistas, desde que entran al establecimiento hasta que salen, así como la salud de los trabajadores, independientemente del área en la que desempeñan sus labores.

En sinergia con el Infotep

Los empleados que forman parte de las entidades turísticas de los clúster han recibido capacitación de manera virtual por parte del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep) mediante talleres relacionados con medidas operativas y de seguridad en negocios turísticos, manejo de las normas sanitarias en las empresas ante COVID-19 y nuevos modelos de dirección frente a la crisis sanitaria que padece el país.

“Hemos asumido el compromiso de capacitar nuestra fuerza laboral, para que esté preparada para trabajar en la nueva realidad que nos marcará la apertura de los mercados, conviviendo con el coronavirus. Tenemos importantes desafíos para poder responder con los cambios en los hábitos, usos y costumbres de un nuevo turista más exigente, pero que al mismo tiempo valorará mucho más las opciones de esparcimiento que le permitan el contacto con la naturaleza, salir a disfrutar de manera segura cuando ya se terminen las medidas de confinamiento”.

Asonahores dejó claro hace dos semanas a través de Rafael Blanco Tejera, primer vicepresidente, que es importante comenzar a mover el negocio. “Pero hay que crear las condiciones y medidas para garantizar la salud tanto de nuestros clientes como de nuestros colaboradores”, planteó.

Y una parte de esas medidas, para evitar aglomeraciones podría implicar, por ejemplo, la eliminación de los bufet en los hoteles, según adelantó el pasado martes el empresario Frank Rainieri, presidente de Grupo Puntacana, en una conversación telemática organizada por la Asociación Nacional de Prensa Turística (Adompretur) que dirige el periodista Juan María Reyes. l

El ojo está colocado sobre el día 1 de julio

El ministro de Economía, Juan Ariel Jiménez Núñez, garantizó ayer que está previsto que el sector turismo se reabra a partir del 1 de julio, incluyendo el reinicio de vuelos internacionales, tal como está consignado en la cuarta fase del programa de reactivación económica del país, tras el estado de emergencia nacional a causa de la pandemia de la COVID-19. El funcionario de Economía, quien forma parte del Comité de Emergencia y Gestión Sanitaria le confirmó al periódico El Nacional a través de uno de sus colaboradores, que no han ocurrido variaciones en el calendario de reapertura económica en el país y que el sector turismo está incluido en la fase cuatro del programa de reapertura, al igual que los vuelos internacionales y los restaurantes. En esa fase 4 se espera que todas las empresas reanuden labores al 100%.

Arribo de pasajeros vía aérea cae a cero

El Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) aspira a que la actividad aeronáutica local se dinamice a partir de julio, cuando el país entre a la cuarta fase de la desescalada adoptada por las autoridades gubernamentales y sanitarias. El organismo calcula que una vez se reactive la aerotransportación en el país y las autoridades aeronáuticas, aerolíneas y los usuarios aprendan a lidiar con la covidianidad, el sistema aéreo tendrá que recuperar su ganado puesto de generador de divisas, enlace de comunicación, de transporte de cargas y pasajeros a nivel mundial y medio de transporte más seguro.

Tanto la apertura de la actividad turística (operación en hoteles, cruceros, bares y restaurantes, excursiones, aeropuertos, agencias de alquiler de vehículos, agencias de viajes, casinos y otros) así como la aerotransportación, está condicionada al avance positivo que se logre en las tres etapas anteriores a la cuarta, que es cuando se daría el banderazo para que arranque la denominada “industria sin chimenea”, que es el turismo.

Se espera que en las tres etapas previas al momento en que deberá darse “luz verde” a la hotelería y el turismo en general, el país haya ido aplanando la propagación del virus. Un virus que hasta ayer había provado la muerte a 516 y 18,040 casos confirmados, según el boletín número 76.

En general (eso incluye a República Dominicana) se ha explicado que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), las autoridades aeronáuticas de los Estados del mundo, líneas aéreas y las agencias de viaje deberán adoptar medidas estandarizadas que garanticen viajes seguro.

En República Dominicana la llegada de pasajeros por la vía aérea cayó de 1,533,692 en enero a apenas 1,378 en abril. Pero esos pasajeros llegados en abril son personas que por alguna razón estaban fuera y retornaron con las facilidades que se han dado para ello.

- Publicidad -

Más popular