29.3 C
Santo Domingo
miércoles, mayo 12, 2021

JUGANDO CON LA COCINA ESPAÑOLA

“La baraja española está muy anclada a esta tierra, y ¡qué mejor forma de representar a una tierra que su cocina! El primer reto era traducir los cuatro colores oros, bastos, espadas y copas en equivalentes culinarios”.

Así explica Silja Götz, ilustradora alemana afincada en Madrid, su propuesta gráfica para el diseño de la baraja española encargada por Fournier, compañía alavesa que en este año 2020 cumple 150 años, todo un hito histórico.

“En una sociedad tendente a la individualización, en la que las relaciones humanas se ciñen a círculos cada vez más reducidos, los juegos de naipes simbolizan la diversión grupal y el placer. Algo parecido pasa con la cocina española, tan en auge ahora en su versión vanguardista pero también en su versión más sencilla de la típica dieta mediterránea. Nuestra aclamada dieta, al igual que los naipes, se nutre de influencias fenicias, árabes, judías, francesas… Por ello hemos creado una baraja que refleja las similitudes entre ambos mundos reflejando en los palos la gran materia prima con la que contamos en España”, explican desde Fournier

Por su parte, la creadora de la baraja, Silja Götz, explica cómo las similitudes entres ambos mundos, juego y cocina, han determinado su diseño: “Los oros se convirtieron en naranjas. España exporta y consume mucha fruta y las naranjas de España son famosas en el mundo, además de atractivas como dibujo. Los bastos están representados por embutidos, sobre todo el jamón, que sigue siendo el orgullo de la península y no podía faltar. Las espadas bien podían haber sido cuchillos varios, pero prefería introducir el mar con su pescado y marisco. Una sardina tiene al fin y al cabo el brillo y la forma de una pequeña espada. Las copas siguen siendo copas, pero de cristal y llenos de vino, que abunda en España desde Jerez hasta La Rioja”.

Baraja y cocina española

Se tiende a localizar el origen de la baraja española en un modelo otomano, a su vez una evolución de un modelo persa, a su vez probablemente de origen chino o indio. Sin embargo, desde hace varios siglos se percibe como algo típicamente español, explican desde Fournier. Y, quizá por ello, la diseñadora de esta nueva baraja explica: “Quería con esta baraja crear algo bonito que invita a jugar y a la vez a curiosear y pensar sobre la tradición de nuestra cocina. ¡Y si se usa para jugar en un bar con una copa de vino y un pincho de tortilla habré logrado mi propósito!”

- Publicidad -

Más popular